Seleccionar página

Contacto

Contáctanos

Proyectos

Prensa & eventos

Únete al equipo

Cerrar

Ciudades del futuro al servicio de las personas

Noticias y Tendencias

Columna de Gabriel Pérez-Seoane, arquitecto en Mormedi, publicada en la edición de diciembre de la revista Diseño de la Ciudad

 

 

El concepto de ciudad ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Esa definición básica de conjunto de edificios y calles, regidos por un ayuntamiento con población densa y numerosa se ha ido quedando corta. En las últimas décadas han ido surgiendo nuevos tipos de ciudades basadas en las necesidades de este mundo frenético, que son las que tomarán más protagonismo, más allá de las megápolis como Madrid, que seguirán evolucionando.

Hablamos de complejos urbanísticos como parques empresariales o ciudades de negocio a las afueras de las grandes urbes, como La Finca en Pozuelo de Alarcón o el Parque Empresarial de San Fernando de Henares en el caso de Madrid; ciudades industriales basadas en la producción industrial- como las famosas ciudades de FIAT en Italia que ofrecían nuevas oportunidades a los trabajadores y sus familias-, ciudades dormitorio, universitarias, deportivas, polos sanitarios…y la lista sigue.

El problema es que el crecimiento ha sido descontrolado y se han ido generando núcleos externos que, en muchos casos, no llegan a ser ciudades satélite de grandes urbes ni centros urbanos de referencia de las zonas menos pobladas.

Red de conexión entre ciudades de servicios

Ya no queremos ciudades “fantasma”. Iremos repoblando las zonas no habitadas, dándoles mucha más vida, convirtiéndolas en ciudades de servicios que generen más oportunidades y poder acabar con la centralización de las grandes urbes. El ejemplo que más me gusta es el de Silicon Valley en Estados Unidos, que surgió como el parque innovación tecnológica de la universidad de Stanford aprovechando unos terrenos aledaños sin uso alguno. Ahora ¿quién no ha oído hablar de Silicon Valley?

Planificar una ciudad desde cero, un lienzo en blanco, ya se ha intentado en el pasado. Un ejemplo es Brasilia, la capital de Brasil se diseñó en los años 50 de manera urbanísticamente “distinta”, con el objetivo de mejorar la vida de sus ciudadanos. Aunque no alcanzó el éxito por temas económicos, ha sido la base de inspiración de nuevos proyectos de ciudades del futuro como Doha, el parque de atracciones de los arquitectos del siglo XXI, o Luila, ciudad Catarí que se ha proyectado expresamente para albergar partidos del Mundial de Fútbol 2022 con la idea de transformarse posteriormente en una ciudad con servicios completos readaptando por ejemplo el estadio de Olímpico a residencias, centros comerciales y un hospital.

Las ciudades metropolitanas del futuro

Grandes maestros como el arquitecto Buckminster Fuller y sus estructuras futuristas o el grupo arquitectónico florentino Superstudio con su Monumento Continuo, entendido como una arquitectura global, ya intentaron imaginarse las ciudades del futuro basándose en el individuo. No estaban tan lejos. Las ciudades del futuro se deberán centrar en los servicios a disposición de las personas, de la sociedad, del planeta. Los pavimentos de las plazas generarán la energía para alumbrar las fachadas de los cascos históricos. Los espacios serán flexibles y autogestionados. Este 2020 nos

está haciendo entender que los espacios son multifuncionales e híbridos. Un claro ejemplo son edificios corporativos en el medio de la ciudad que no se van a volver a llenar como antes y deberán reinventarse para cubrir nuevas necesidades.

¿Qué pasará con el transporte? Será multimodal y más sostenible.

Las ciudades metropolitanas como Madrid seguirán evolucionando. Los cascos antiguos ya se están peatonalizando. Estamos expulsando los automóviles particulares, ofreciendo servicios de carsharing de vehículos eléctricos, y con ello intentamos hacer frente a la contaminación, un ejemplo es el proyecto que planteó el Ayuntamiento de Madrid para conectar Plaza España y el Palacio Real con un parque peatonal al servicio de los ciudadanos, enterrando el tráfico desde el final de Gran Vía hasta la Cuesta de San Vicente.

Estamos pensando en las personas, no en los automóviles ni en las industrias. Para eso, es importante que la gente que vive en las periferias e incluso en zonas más rurales, puedan llegar hasta los cascos urbanos con facilidad. Se necesitarán parkings en las afueras y un transporte urbano de primer nivel, centrado en una experiencia de usuario óptima en la que tenga mejores conexiones, ahorre tiempo en los desplazamientos. La experiencia tiene que ser maravillosa para que uno deje el coche y se vaya andando, en transporte público o en otro medio. El transporte multimodal será clave para el futuro de las ciudades.

Un nuevo equilibrio

Urgen ciudades que sean más funcionales, que resuelvan las necesidades del ser humano a largo plazo, pero a la vez más amigables con el planeta. La arquitectura ha ido cambiando sus cánones de belleza a lo largo de la historia, ya no importa que una edificación sea “bonita”, lo que es vital es que sea funcional, lo mismo sucede con las ciudades, pero la pregunta es ¿funcional para quién?

En las últimas décadas, se ha venido hablando mucho sobre el cambio climático, aún así es una amenaza que, incomprensiblemente, muchos siguen viendo lejana. No ha sido hasta la llegada del COVID-19 que hemos tomado conciencia sobre nuestra fragilidad como seres humanos, que no es más que una extensión de la fragilidad del planeta. Es por ello por lo que las ciudades del futuro no serán tales, mientras no sean sostenibles.

Podemos seguir soñando con metrópolis con coches voladores, 0 emisiones, espacios naturales y multifuncionales, 100% accesibles y edificios con estructuras imposibles basadas en el Maestro Fuller; está en nuestra creatividad poder hacer del futuro el presente.

Lee la columna publicada en la edición de diciembre de la revista Diseño de la Ciudad.

Si quieres saber cómo Mormedi puede ayudar a tu empresa a desarrollar la mejor estrategia para enfrentar el futuro, escríbenos a madridHQ@mormedi.com o visita mormedi.com.