Seleccionar página

Contacto

Contáctanos

Proyectos

Prensa & eventos

Únete al equipo

Cerrar

Convencer a las personas para que viajen nuevamente en un mundo posterior a COVID-19 probablemente requerirá cabinas más limpias, menos densas y más “sin contacto”.

Design Highlights and Trends

By Jaime Moreno, CEO

Lower deck concept co-created by Mormedi as part of the Future Cabin for the Asian Market project

¿Cuál es la situación actual?

Según Moody’s, la capacidad de la aerolínea global puede caer hasta un 35% en 2020 debido a los efectos del coronavirus.
Cuando buscamos puntos de referencia para comparar, hay poco que pueda igualar la crisis actual. Esta crisis es de una magnitud más devastadora que el brote de SARS de 2003. El SARS afectó a la industria durante un período de seis meses y fue geográficamente bastante limitado, con casi el 90% del total de 8.096 casos confinados a China y Hong Kong. Desafortunadamente, esta crisis de salud se ha extendido por todo el mundo y causará que la industria de las aerolíneas sienta sus efectos por un período mucho más largo.

¿Qué acciones está tomando la industria?

Las aerolíneas ya están respondiendo a esta dramática situación. Lufthansa anunció la semana pasada que retirará 42 aviones de su flota, incluidos seis A-380. Con esta reducción, Lufthansa está reduciendo su capacidad futura en un 20%. AIG también ha reducido su capacidad temporalmente en un 90%. IATA ha anunciado que las aerolíneas probablemente no podrán reembolsar el dinero de los vuelos que no operarán debido a la falta de liquidez.
Las restricciones de viaje probablemente continuarán hasta finales de 2020 en muchas regiones. Los países tendrán nuevas políticas de inmigración con respecto a la atención médica y controles fronterizos más estrictos.

¿Cómo afectará esto a la industria?

Con esta situación, me temo que el futuro de muchas aerolíneas se verá comprometido; especialmente aerolíneas de bajo coste. Las aerolíneas ya están sufriendo fuertes tensiones financieras y pronto veremos muchas quiebras, nacionalizaciones, así como una serie de fusiones y adquisiciones en los próximos 6 meses.

Creo que los viajes de placer se verán más afectados que los viajes de negocios durante al menos los próximos 12 a 18 meses, y nos llevará al menos unos años regresar a la misma cantidad de pasajeros que volamos que antes. COVID-19 crisis.

Eso no quiere decir que los viajes de negocios se recuperen rápidamente. Esta crisis ha provocado que la mayoría de las empresas aceleren su transformación digital y sus esfuerzos de teletrabajo, enseñándoles a las empresas el poder y el posible ahorro de costes que ofrecen herramientas como Zoom, Teams y Webex, que seguramente serán mucho más útiles incluso después de esto. La crisis ha terminado.

Los OEM, liderados por Airbus & Boeing, también se verán tremendamente afectados. En mis conversaciones con los proveedores de interiores de cabina, me comentan que esperan una disminución de la demanda de nuevos aviones del 30% en los próximos años. Probablemente veremos muchos pedidos de aviones cancelados o pospuestos. De hecho, el bajo precio del combustible erosionará la justificación del ahorro de eficiencia que permiten los aviones más nuevos, como el A350 y el B787, y muchas aerolíneas optarán por mantener sus flotas más antiguas.

¿Qué va a cambiar?

COVID-19 va a cambiar el mundo tal como lo conocemos. El cofinamiento en vigor en muchos países provocará un cambio en los hábitos de consumo y un cambio fundamental en los valores.

Los pasajeros que viajarán en el futuro se preocuparán más por su salud, limpieza de la aeronave, la privacidad y la densidad de los asientos.

Podría ser razonable suponer que los impulsores económicos con los que esta industria ha estado lidiando en las últimas décadas ya no serán tan válidos. Muchas aerolíneas tendrán que adaptar sus productos a los nuevos requisitos y los viajes serán más selectivos y caros, como hace 20 años.

Creo que habrá mucho espacio para la innovación. Las aerolíneas que puedan adaptarse rápidamente a este nuevo entorno sobrevivirán y saldrán de esta crisis en una posición competitiva más fuerte. Las aerolíneas deberán revisar todos sus procesos para ser más eficientes, deberán revisar sus procesos de limpieza e higiene para garantizar la salud de los pasajeros (especialmente alrededor de las pantallas táctiles, mesas de comedor, reposabrazos, etc.). Es muy probable que tengan revisar la salud de sus pasajeros y la tripulación de cabina antes de entrar en el avión y esto se convierta en un nuevo estándar, para garantizar la salud y la seguridad de todos a bordo. Las aerolíneas también tendrán que revisar la segmentación de sus clientes y la de sus cabinas, así como analizar las preferencias de los clientes.

Estoy bastante seguro de que esta crisis va a provocar cambios en la industria, y esto tendrá un impacto en los diseños de cabina y de las LOPAS. Dentro de la cabina, veremos una aceleración en el despliegue de nuevas interfaces, como el control por voz (en comparación con las pantallas táctiles), así como el CMF que estará determinado no solo por la estética sino también por la función antibacteriana.

This article originally appeared in Aircraft Interiors International.

If you would like to learn about how Mormedi can help your company innovate in transportation and mobility, contact us at madridHQ[at]mormedi.com.